• (81) 83 62 56 74
  • charom66@hotmail.com

Inicio

La expectativa de vida de la población se ha incrementado y de forma paralela lo han hecho las enfermedades crónico-degenerativas, neoplasias, enfermedades reumatológicas y las enfermedades terminales orgánicas susceptibles de trasplante de órganos,  entre otras. El avance en la tecnología ha permitido conocer  mejor la inmunología del trasplante y las técnicas quirúrgicas lo han transformado de un tratamiento experimental en la terapia de elección para pacientes con fallas orgánicas terminales. Sin embargo, una de las mayores limitantes a la donación es el bajo porcentaje de aceptación familiar, por lo que se deben desarrollar intervenciones dirigidas a una óptima comunicación entre el personal médico y la familia del potencial donador.

 

El proceso de donación de órganos y tejidos de origen cadavérico con fines de trasplante es muy complejo y requiere de una infraestructura gubernamental bien organizada, una sociedad civil informada y sensibilizada y un  equipo multidisciplinario  de salud que permita  obtener el mayor número de órganos donados disponibles en las mejores condiciones. Aunado a lo anterior, es imprescindible  tener un conocimiento amplio de los aspectos científico-médicos, éticos, legales, socio-culturales y religiosos que rigen este proceso.

 

Desafortunadamente en nuestro país,   la cultura de la donación cadavérica no ha tenido la aceptación esperada, por lo que no ha crecido acorde con las necesidades de la población.  México es un país de contrastes, ya que  con una población de aproximadamente 112 millones de habitantes,  cuenta con una de las tasas mas altas de órganos de donantes vivos, siendo esta  de aproximadamente 17 donantes por millón de población (pmp) colocándolo, de acuerdo a datos obtenidos por el Observatorio Mundial de Donación y Trasplantes (GODT), en el 4º lugar mundial y a nivel de Latinoamérica en el 1º lugar. Sin embargo,  la tasa de donación de órganos de origen cadavérico  es muy baja, llegando apenas a 3.9 donantes  pmp lo que lo coloca en el lugar 42 a nivel mundial de acuerdo a la GODT.

 

Estos datos   contrastan de manera significativa con España que   con una población de aproximadamente 46 millones  de habitantes  ha sido   líder mundial en donación de órganos de origen cadavérico durante 21 años consecutivos con una tasa de 34.8 donantes por millón de población. En países desarrollados como  en Estados Unidos y el resto de Europa se cuenta con una tasa de   18 a 20 donantes por millón de población. En   América Latina, de acuerdo a datos publicados por el Consejo Europeo en el 2011,   Argentina y Uruguay son líderes  con una tasa de 14.5 y 14.4  donantes por millón de habitantes seguidos de Colombia (12.3), Brasil y Cuba (9.9),   Chile (5.4) y Panamá y México entre otros.  Bolivia y República Dominicana se sitúan en los últimos lugares con una tasa de donación de 1.1 donantes aproximadamente.

 

De acuerdo al artículo Iniciativa para aumentar la baja tasa de donación de órganos y tejidos en México publicado por  Walter  Querevalú Murillo y colaboradores en la Revista de la Facultad de Medicina de la UNAM en febrero del 2012 , entre las diversas causas de las bajas tasas de donación en nuestro país se encuentran la desconfianza en el uso de los órganos, la falta de consentimiento por la familia, las creencias religiosas, la carencia de un grupo hospitalario responsabilizado de aprovisionar de órganos y tejidos con un coordinador a la cabeza y la falta de criterios y lineamientos estrictos para la toma de órganos entre otras.